Fotorrejuvenecimiento facial con IPL

Es una técnica eficaz para atenuar y mejorar las lesiones que aparecen asociadas al envejecimiento de la piel, tanto a nivel facial como corporal.

Para la técnica se utiliza un dispositivo “parecido” al láser, la Luz Pulsada Intensa (IPL), que emite una luz en forma de “pulsos”. Su acción térmica determina una “estimulación” y remodelación del colágeno dérmico, que se traduce en un delicado y “luminoso” rejuvenecimiento de la piel.

Se aplica habitualmente en aquellas zonas más afectadas por la luz solar (cara, cuello, tercio superior del escote y manos) en las que son más apreciables los efectos del sol: manchas  (léntigos, telangiectasias…),  flacidez,  pequeñas arrugas…

Es una técnica bien tolerada y apenas dolorosa (sensación de “pinchazo caliente”). Tras su realización el paciente puede incorporarse de inmediato a sus tareas habituales.

Saber más sobre Fotorrejuvenecimiento facial con IPL

¿QUÉ ES EL FOTORREJUVENECIMIENTO FACIAL CON IPL?

Es una técnica muy eficaz para paliar los signos y lesiones asociadas al envejecimiento cutáneo leve y moderado, tanto facial como corporal. La Luz Pulsada Intensa IPL (QUANTUM SR®), es una luz producida por una lámpara que emite pulsos de luz de alta intensidad. Estos pulsos de luz se transforman en calor, y esa acción térmica produce una progresiva remodelación del colágeno dérmico.

INDICACIONES DEL FOTORREJUVENECIMIENTO CON IPL

En lesiones asociadas al envejecimiento facial y corporal; especialmente aquellas zonas más afectadas por la acción de la luz solar (cara, cuello, tercio superior del escote y manos).

  • ENVEJECIMIENTO LEVE: Manchas de la piel (léntigos solares, …), angiomas, telangiectasias, rosácea…
  • ENVEJECIMIENTO MODERADO: Flacidez, pequeñas arrugas superficiales.

Además la técnica de IPL, constituye un tratamiento complementario muy eficaz para otras técnicas de rejuvenecimiento tanto facial como corporal (mesoterapia, Botox®, peelings, hilos tensores, rellenos dérmicos…)

TÉCNICA PARA EL FOTORREJUVENECIMEINTO CON IPL

La zona distal del cabezal de IPL (que es un cristal de cuarzo refrigerado), se apoya sobre la superficie de la piel que además ha sido protegida con un gel frío, seleccionado el programa y la energía (fluenzia), se realiza el disparo o “pulso” sobre la zona a tratar. Días previos a la técnica se realizan “disparos de prueba” para evaluar la energía de mayor eficacia en el tratamiento y que produzca el menor daño posible sobre la piel.

MATERIAL PARA EL FOTORREJUVENECIMIENTO CON IPL

Se utiliza el cabezal Quantum SR® (640 nm.) (Lumenis).

PROTOCOLO Y DURACIÓN DEL FOTORREJUVENECIMIENTO CON IPL

Habitualmente se indican entre 4 y 6 sesiones con un intervalo entre cada una de ellas de 3-4 semanas. Se recomienda una sesión de recuerdo cada seis meses.

EFECTOS SECUNDARIOS DEL FOTORREJUVENECIMIENTO FACIAL CON IPL

Suelen ser mínimos, leves o moderados y habitualmente transitorios. Destacar: Ligero disconfort como “pinchazo caliente”, inflamación, manchas purpúricas, ampollas y costras (muy poco probable), cambios en la pigmentación de la piel, formación de nuevos vasos, efecto matting… Es indispensable la protección solar tras el tratamiento.

COMENTARIOS SOBRE EL FOTORREJUVENECIMIENTO CON IPL

Se trata de una técnica muy eficaz para atenuar los efectos del envejecimiento facial y corporal, que consigue un delicado y luminoso rejuvenecimiento cutáneo. Es un tratamiento muy seguro, apenas doloroso, de rápida realización y escasos efectos secundarios, que son en su mayoría transitorios y que permite al paciente su incorporación inmediata a sus actividades habituales después de la sesión del tratamiento.