Carboxiterapia

La carboxiterapia es una técnica que consiste en la administración de gas carbónico CO2 en el interior de la dermis y del tejido celular subcutáneo.

El CO2 se inyecta a través de una aguja muy fina produciendo una vasodilatación y  facilitando la formación de nuevos capilares, lo que mejora el metabolismo celular por un mayor aporte de nutrientes. Además tiene una acción mecánica despegando los tejidos  y “rompiendo” la posible fibrosis/adherencia que existiera entre ellos.

A nivel de la piel estimula la formación de colágeno y elastina, mejorando la elasticidad cutánea.

Entre las indicaciones  terapeúticas, estarían: La flacidez, celulitis, estrías, ojeras, alopecias…

Es una técnica muy segura, bien tolerada y con apenas complicaciones. Tras el tratamiento permite la incorporación inmediata a las tareas habituales.

Saber más sobre Carboxiterapia

¿QUÉ ES LA CARBOXITERAPIA?

La carboxiterapia es una técnica que consiste en la administración de gas carbónico (CO2) en el interior de la dermis y del tejido celular subcutáneo. Su origen se remonta a la década de los años 30 y 40 en que se empezó a utilizar el CO2 para el tratamiento de arteriopatías periféricas. El CO2 es un gas fisiológico, presente en nuestro organismo y que se origina en el proceso final del metabolismo celular y se elimina a través de los pulmones transportado por la sangre.

INDICACIONES DE LA CARBOXITERAPIA

Entre las indicaciones más frecuentes de tratamiento estarían: celulitis, flacidez, estrías, cicatrices, ojeras, alopecias…

TÉCNICA DE APLICACIÓN Y ACCIÓN DE LA CARBOXITERAPIA

El CO2 se inyecta en la dermis y en el tejido celular subcutáneo a través de microinyecciones superficiales. La microaguja está conectada a un equipo que permite controlar y monitorizar la dosis suministrada. El CO2 inyectado produce una vasodilatación, estimulando la microcirculación sanguínea con formación de nuevos capilares, en definitiva mejorando el metabolismo de los tejidos por un mejor aporte de nutrientes. El CO2 tiene además, tras su administración una acción mecánica por despegamiento de los tejidos blandos, disminuyendo las zonas de fibrosis. A nivel de la piel produce un estímulo para la formación de colágeno y elastina, mejorando la elasticidad de la piel, lo que la convierte en una técnica fundamental para el tratamiento de la flacidez cutánea y el rejuvenecimiento facial y corporal. Al liberar restos de tejido cicatricial y de fibrosis, facilita su regeneración y mejor cicatrización, mejora las estrías y las cicatrices, mejora las ojeras, actúa sobre la grasa localizada y la celulitis y estimula el crecimiento del pelo…

MATERIAL PARA LA APLICACIÓN DE LA CARBOXITERAPIA

Pistola mct inyector®, cartuchos de CO2 desechables, filtro antibacteriano, tubos extensores y cánulas estériles.

PROTOCOLO DEL TRATAMIENTO DE LA CARBOXITERAPIA

El número total de sesiones es variable según el tipo de tratamiento. En general suele oscilar entre 10-15 sesiones aplicadas dos veces por semana.

EFECTOS SECUNDARIOS DEL TRATAMIENTO CON CARBOXITERAPIA

Son ligeros o leves y habitualmente reversibles. Destacar: Dolor ligero y fugaz en el momento de la aplicación. Enrojecimiento que dura unos minutos, hematomas, infección (poco probable), sobreelevación que se produce en la piel con crepitación subcutánea y que desaparece entre 20-30 minutos de manera espontánea, después de su aplicación.

COMENTARIOS A LA TÉCNICA DE LA CARBOXITERAPIA

El CO2 administrado no es tóxico, no da reacción alérgica y no tiene efecto embólico. La carboxiterapia es una de las técnicas invasivas más seguras que se utilizan en Medicina Estética, de fácil uso, bien tolerada y con apenas complicaciones. Finalizada la sesión, el paciente puede incorporarse de inmediato a sus actividades habituales.